Firma: Por una vuelta al cole sin violencia para los niños y las niñas de Palestina

Firma: Por una vuelta al cole sin violencia para los niños y las niñas de Palestina

¿Una vuelta segura a la escuela?

Desde principios de 2021, 80 niños y niñas palestinos han sido asesinados en Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este y más de 1.200 han resultado heridos como consecuencia de los ataques del ejército israelí o de los colonos.

Además, en lo que llevamos de año, decenas de niñas y niños palestinos han resultado heridos por colonos israelíes en Cisjordania, fundamentalmente en su camino a la escuela, donde a menudo son víctimas de acoso, intimidación y violencia. 

Esto tiene que acabar. Como potencia ocupante, Israel tiene la responsabilidad de proteger a la infancia palestina de la violencia, tanto la ejercida por su propio ejército como de sus colonos, e investigar cualquier ataque o violación de sus derechos. 

Firma para exigir que Israel garantice una vuelta al colegio sin violencia para los niños y las niñas de Palestina.
 

Debes rellenar el nombre.
Debes rellenar los apellidos.
El email no es correcto.
El teléfono no es correcto.
Para firmar debes marcar la casilla.

Nuestra petición

Los niños y las niñas palestinas han vivido la totalidad de sus vidas bajo la ocupación militar y el conflicto. Una realidad que marca su existencia en todos sus aspectos: su seguridad, su derecho al juego, el desarrollo de su bienestar y su salud emocional, entre otros muchos. 

Malik Issa, un niño palestino de 9 años, volvía con sus dos hermanas de la escuela a su casa, en el barrio de Al-Issawiya de Jerusalén Este. De camino, los pequeños se acercaron a un grupo de gente y, en apenas unos minutos, Malik recibía un disparo en la cabeza con una bala de goma. El ataque le hizo perder un ojo y puso en estado grave el otro.

“No hubo ni piedras ni nada, la policía abrió fuego al ver tanta gente reunida”, declaró su padre a un medio israelí. "He convertido mi casa en una prisión para evitar cualquier peligro para mis hijos. Tengo miedo por ellos, no les dejo salir, y ni siquiera tienen permiso para abrir la puerta. Pero no importa cuánto trate de protegerlos, aquí nada ayuda", añadió.

Lamentablemente, este tipo de situaciones son cada vez más habituales para los niños y niñas palestinos en Jerusalén Este y Cisjordania, donde, muchas veces se ven obligados a cruzar por puestos de control militar o donde son testigos de situaciones de tensión, registros y situaciones de violencia fruto de la ocupación israelí.

Los ataques violentos a los niños y niñas de Palestina siguen en aumento. 

Desde principios de 2021, 80 niños y niñas palestinos han sido asesinados en Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este y más de 1200 han resultado heridos como consecuencia de los ataques del ejército israelí. En Siria, ocho alumnos refugiados de Palestina resultaron gravemente heridos por la explosión de restos explosivos de guerra cerca de Alepo.

Además, en lo que llevamos de año, decenas de niñas y niños palestinos han resultado heridos por colonos israelíes en Cisjordania, fundamentalmente en su camino a la escuela, donde a menudo son víctimas de acoso, intimidación y violencia. En algunas zonas de especial tensión, las escuelas son objetivo de operaciones de búsqueda y lanzamiento de gases lacrimógenos.

Las escuelas deben estar protegidas y ser un refugio seguro donde los estudiantes aprendan y construyan su futuro y donde puedan sentirse libres de tensiones y violencia. El derecho a la educación debe protegerse en todo momento.

Sin embargo, demasiado a menudo son objetivo de ataques e incursiones militares por parte del ejército de Israel. Más de 80 de las escuelas UNRWA resultaron dañadas o destruídas en la última ofensiva israelí sobre Gaza al igual que algunos de los centros educativos para la infancia refugiada de Palestina en Siria. 

Esto tiene que acabar. Como potencia ocupante, Israel tiene la responsabilidad de proteger a los niños y niñas palestinos de la violencia, tanto la ejercida por su propio ejército como de sus colonos e investigar cualquier ataque o violación de sus derechos. 

Firma para exigir que Israel garantice una vuelta al colegio sin violencia para los niños y las niñas de Palestina.