Exige que Israel vacune a la población palestina contra la COVID-19

Exige que Israel vacune a la población palestina contra la COVID-19

Israel se ha posicionado como uno de los primeros países en suministrar la vacuna a su población. Sin embargo, y pese a su obligación como potencia ocupante, no ha garantizado que la población palestina bajo ocupación en Cisjordania y Gaza tenga acceso a las vacunas. 

A pesar de que los contagios entre la población de Palestina no han dejado de aumentar en las últimas semanas, puede que la vacuna tarde meses en llegar a las personas más vulnerables. 

Una vez más, Israel elude su responsabilidad sobre una población a la que impide acceder a sus derechos fundamentales. 

Frente a la injusticia absoluta solo queda el compromiso. Firma para exigir el acceso seguro a la vacuna contra la COVID-19 para la población de Palestina

Debes rellenar el nombre.
Debes rellenar los apellidos.
El email no es correcto.
Para firmar debes marcar la casilla.

Nuestra petición

Los titulares de todo el mundo han puesto el foco en la rapidez de Israel a la hora de vacunar a toda su población. La vacuna ha llegado en un tiempo récord incluso en los numerosos asentamientos ilegales establecidos por gran parte de Cisjordania. Sin embargo, en ese mapa de vacunación no aparece, por ninguna parte, la población de Palestina. 

Y es absolutamente imprescindible recordar que Israel, como potencia ocupante en Cisjordania y Gaza, y responsable del férreo bloqueo sobre la Franjatiene la obligación de proteger a la población que mantiene ocupada. Así lo indican no solo cuantiosas declaraciones internacionales, sino que lo especifica el artículo 56 del Cuarto Convenio de Ginebra: el país ocupante tiene el deber de garantizar "la adopción y aplicación de las medidas profilácticas y preventivas necesarias para combatir la propagación de enfermedades contagiosas y epidemias". 

Contagios al alza en Palestina

En Gaza y Cisjordania, se han registrado hasta ahora más de 170.000 casos positivos por Coronavirus y se han reportado más de 1,800 muertes relacionadas con la COVID-19 desde el inicio de la pandemia.

A pesar de que los casos de infecciones entre la población de Palestina no han dejado de aumentar en las últimas semanas, puede que la vacuna tarde meses en llegar a las personas más vulnerables. Sin las mismas posibilidades para prevenir los nuevos contagios (no hay que olvidar el nivel de hacinamiento en que vive la población refugiada de Palestina en Cisjordania o su incapacidad para acceder a agua corriente en Gaza), tampoco la vacuna se presenta de momento como la opción para una población que ya no puede más. 

Esto significa que más de 4,5 millones de personas palestinas seguirán expuestas al virus, mientras los ciudadanos israelíes que vivan cerca, estarán vacunados. Esta diferencia de acceso a la atención médica en medio de la peor crisis de salud mundial en un siglo es inaceptable.

Los efectos de más de medio siglo de ocupación israelí y de más de una década de bloqueo por tierra, mar y aire en Gaza, han resultado en un sistema sanitario absolutamente colapsado. 

No podemos permitirlo: Israel está eludiendo su responsabilidad sobre una población a la que impide acceder a sus derechos fundamentales. 

Firma para exigir el acceso seguro a la vacuna contra la COVID-19 para la población de Palestina.